Yeshu como Primogénito 

Yeshu fue el hijo primogénito de José y Miriam, y luego Jacob (Jaime) [1], Judas (Judas Tomás), Simeón (Simón), José y al menos dos hermanas – una que fue llamada Salome.

Las lecturas del Profeta Durmiente declaran que María y José tuvieron juntos a Jaime aproximadamente diez años después de que Yeshu nació, seguido de una hija y Judas en sucesión. Estas mismas lecturas también dicen que Yeshu realizó la ceremonia de matrimonio de su hermana educada en el Griego, Ruth, con un hombre Romano. La Lectura no dice que Simeón, José y otra hija no nacieron de ellos, pero su ausencia de esta lista lo implica en algún grado. Simeón, José y la otra hija eran, sin duda, los niños de José provenientes de sus otras mujeres – Salome y Esca.

Los Hermanos de Yeshu 

“¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros?” [2]

El otro hermano, Simeón bar Cleofás, fue llamado hermano o primo de Yeshu en varias escrituras tempranas por los no Nazarenos, y es él quien reemplazó a Jaime en el liderazgo de los Nazarenos después de que Jaime fue martirizado en el 64 AD. Simeón fue reportado mártir en el reinado de Trajano (98-117 AD). Los relatos conflictivos de su parentesco con Yeshu, algunos diciendo hermano y otros diciendo primo, son el resultado de relatos siendo escritos por forasteros, lejos del centro de los acontecimientos en Palestina. La complejidad de las leyes de matrimonio Nazarenas y los títulos de parentesco no fueron entendidos fácilmente por los Romanos, alejados del Monte Carmelo. Sin embargo, es posible que haya sido tanto hermano como primo en un ajuste polígamo.

Existen muchos diálogos entre Yeshu y Salome dentro de los textos Gnósticos, pero ésta no es probablemente la hermana de Yeshu, sino otra mujer con este nombre ya que Yeshu habla de ocupar su cama:

“Dijo Yeshu: “Dos reposarán en un mismo lecho: el uno morirá, el otro vivirá”. Dijo Salomé: “¿Quién eres tú, hombre, que te tendiste en mi cama y comiste de mi mesa?”. Díjole Yeshu: “Yo soy el que procede de quien es indivisible. He sido hecho partícipe de los atributos de mis Padres“. Salomé dijo: “Yo soy tu discípula”. Yeshu le dijo: “Por eso es por lo que digo que si uno ha llegado a ser indivisible, será llenado de luz; mas en cuanto se divida, será inundado en tinieblas”.” [3]

Tanto Salome, como María, era un nombre común en el primer siglo en Palestina y la segunda madre de Yeshu así como su hermana eran conocidas por este nombre. También, Él tuvo una madre y hermana con el mismo nombre de Miriam. Un cuarto lleno de todas las cajas de entierro femeninas a partir de aquel período tiene alguna forma del nombre María sobre ellos, y en el Evangelio Nazareno de Felipe leemos:

“Había tres Miriam que anduvieron con el Señor en todo momento: su madre [y su] hermana y la Magdalena, ella quien es llamada su pareja. De esta forma su (verdadera) Madre, Hermana y Pareja es (también) llamada ‘Miriam’.” [4]

Yeshu tuvo una buena relación con su familia, a pesar de que esto fue minimizado en los Evangelios Griegos por motivos políticos:

“Considerando el lugar prominente que la familia de Jesús sostuvo en la secta Judía Cristiana que surgió después de su muerte, uno tiene que concluir que él tenía una relación buena con su familia. Su madre y hermanos trabajaron juntos para continuar su ministerio, y después de sus muertes, el liderazgo de la iglesia de Jerusalén permaneció en las manos de sus sobrinos nietos. Además, durante su ministerio, hay varias pistas que indican que su familia estuvo activamente implicada antes de su muerte. Por ejemplo, su madre María inicia el primero de sus “actos de poder” (la conversión del agua en vino) en la boda de Canaán (Juan 2) y su madre y hermanos se unen a Jesús y sus discípulos durante varios días en Cafarnaúm (Juan 2:12). Además, son sus hermanos quienes lo animan a mostrar sus milagros en público (Juan 7:5), y su hermano Jaime es considerado uno de los apóstoles a quien el Jesús levantado se le aparece (1 Cor 7; 1 Gal 18). Mirando todas las pruebas, en pro y en contra, Butz (2005) concluye: “sobre la balanza, hay más pruebas para apoyar un papel positivo de la familia de Jesús en su ministerio que uno negativo (p. 39).” [5]

Wilson (1992) ha teorizado que la relación negativa entre Jesús y su familia fue colocada en los Evangelios (sobre todo en el Evangelio de Marcos) para desalentar a los tempranos Cristianos de seguir el culto de Jesús que era administrado por su familia. Wilson dice: “…no sería sorprendente si otras partes de la iglesia, en particular los Gentiles, les gustara decir historias sobre Jesús como un hombre que no tuvo simpatía o apoyo por parte de su familia (p. 86).” Butz (2005) es más sucinto: “…por el tiempo en que Marcos fue escrito, a finales de los años 60, las iglesias Gentiles fuera de Israel comenzaron a resentir la autoridad manejada por Jerusalén, donde Jaime y los apóstoles eran líderes, así proporcionando el motivo para la postura anti-familia de Marcos… (p. 44).” Otros eruditos prominentes están de acuerdo (p.ej., Crosson, 1973; Mack, 1988; Painter. 1999). [6]

En las escrituras de Anastasio de Antioquía encontramos la mención de los hermanos de Yeshu. Aquí está la intención de un autor por reconciliar la información que se superpone:

“Anastasio de Antioquía cita las escrituras perdidas de Epifanio para declarar que Salome fue la esposa de José. En cuyo caso, él habría estado casado tanto con María como con Salome al mismo tiempo, aunque puede ser hecho el argumento de que su matrimonio con María era sólo simbólico. Destilando de los tempranos registros, encontramos a cinco hijos identificados con José: Jaime, Simón, Judas, José y Jesús. Había también cinco hijas: Lisia, Lydia, Salome, María y Ana… Anastasio nos dice que María, la hermana de Jesús, se casó con Cleofás, su tío (una costumbre aceptada en el antiguo Israel) lo que clarifica la confusión de Juan 19:25, que la identifica como la hermana de María (cuñada). Es casi seguro que esta María era la hija de Salome y nombrada después de la amada Virgen Santa. Esto nos deja a las hijas, Ana y Salome, por ser identificadas. Estas dos era más probable que fueran las hijas de María: Salome después de su tocaya, y Ana, nombrada después de la madre de María. Esto es una deducción razonable de los registros, pero no explícitamente indicado (Salome podría haber sido la madre de estas muchachas). [7]

Jerónimo, que murió en Belén en el 420, también declaró que José tuvo seis hijos con una mujer llamada Esca. Jerónimo no estaba en contra del matrimonio pero promovía el celibato: “Elogio el matrimonio, pero es porque ellos me dan vírgenes.” [8] Aquí está el autor de Salome: Santa Matrona de las Comadronas, hablando sobre Esca y Simeón:

“Jerónimo nos dice que Esca fue la primera esposa de José (la hija de Hagui, hermano de Zacarías, padre de Juan el Bautista) y dio nacimiento a los cuatro hermanos y dos hijas, quienes en su mayoría habrían sido criados en el tiempo del nacimiento de nuestro Señor. Sin embargo, Simeón era el hijo de Cleofás, el hermano menor de José que asumió la posición del levirato, como dije, después de la muerte de José. En cuyo caso, Simeón no habría sido el hijo de Esca y habría sido más joven que Jesús. Él habría tenido que ser el hijo de María o Salome. O, quizás, él era el hijo de María, la hermana de Jesús. [9]


[1] Dos citas más bien forzadas de los normalmente exactos Primer y Segundo Apocalipsis de Jaime de los textos de Nag Hammadhi, que parecen que en la superficie dicen que Jaime no era su verdadero hermano, son probablemente una interpolación o la corrupción de una mano posterior. Su contexto parece artificial. No los citaremos aquí.

[2] Mateo13:55b-56a

[3] Evangelio de Tomás 61

[4] Evangelio de Felipe 36

[5] http://www.jesuspolice.com/

[6] http://www.jesuspolice.com/

[7] Salome: Santa Matrona de las Comadronas

[8] Carta XXII de Jerónimo a Eustaquia, sección 20

[9] Salome: Santa Matrona de las Comadronas

Anuncios