Economía Nazarena 

La antigua economía de la región de Palestina era principalmente agraria.

“La producción en Palestina se centró en el trabajo campesino de productos de alimentación esenciales. Los productos principales incluyeron los granos (trigo, cebada, mijo y arroz), verduras (cebollas, ajo, puerros, calabacines, coles, rábanos y remolachas), frutas (aceitunas, uvas, higos y dátiles), legumbres (lentejas y frijoles), especias (sal, pimienta y jengibre), y la carne (pescado, vacas, bueyes, corderos, cabras; cf. Klausner 1975 [1930]:180-86; Hamel 1990 [1983]:8-56). La dieta del campesino consistió principalmente del pan y la sal con aceitunas, aceite, cebollas y quizás algunas uvas (Hamel 1990 [1983]: 34-35).” [1]

Algunas rutas comerciales atravesaron la región.

“Artículos distantes de lujo provenientes de África Oriental, Arabia, India y el Extremo Oriente también pasarían por Palestina siguiendo las rutas habituales comerciales.” [2]

Palestina tenía algunas exportaciones:

“Las exportaciones principales de Palestina eran el aceite de oliva (cf. Josefo, B.J. 2.591; Vita 74-76), dátiles, opobálsamo y especias.” [3]

Sabemos por una carta antigua real que la carga fiscal para los Nazarenos y otros am-ha-aretz era pesada. Existía un impuesto a la sal, a la corona, a los granos: un tercio de los productos, impuestos sobre árboles frutales y nogales: por la mitad de los productos, impuesto urbano, el diezmo, el tributo, e impuestos/deberes sobre los [4] Nazarenos, después de tener la mitad de su cosecha datilera y olivácea confiscada por el gobierno, habrían tenido que ser capaces de enviar el aceite de oliva y dátiles sobrantes a Egipto a cambio del papiro de alta calidad para ser usado en sus esfuerzos masivos literarios. El 2 al 5% de estos productos habrían sido gravados posteriormente en cuanto cruzaban cada frontera de distrito fiscal romano. Estos impuestos pesados animaron a los Nazarenos a ser lo más autosuficientes posibles. Y desde luego, los Nazarenos, como los Esenios, compartían su riqueza o compartían su pobreza, equitativamente.

Tanto el filósofo judío Filón como el historiador judío Josefo hablan de esta propiedad comunal:

“La riqueza, ellos desprecian, y su comunidad de bienes es realmente admirable; no encontrarás uno entre ellos que se distinga por una opulencia mayor a la de otro. Tienen una ley en la que los nuevos miembros en admisión a la secta confiscan su propiedad a la orden, como consecuencia no verás en alguna parte pobreza abyecta o riqueza excesiva; los bienes individuales se juntan en el inventario común y todos, como hermanos, disfrutan de un solo patrimonio.” [5]

Los Nazarenos, quienes practicaron una economía compartida, habrían sido capaces de cosechar su propio lino para hacer su ropa blanca por la que eran conocidos. Con cada alma teniendo uno o dos juegos de ropa sin pintar, estaba muy bien dentro de su capacidad. Sus alfareros habrían hecho los utensilios que necesitaron para el almacenaje y la cocina. Los campos compartidos, huertos y viñedos, después de los impuestos, habrían sido disfrutados conjuntamente. Los carpinteros Nazarenos y el trabajo combinado habría hecho un acontecimiento de poca gente la erección de simples viviendas de adobe, piedra y madera. Los artesanos en la madera, el cobre, la fibra, el hilo, el cristal y la cerámica habrían creado los pocos artículos necesarios personales, como peines de madera, las herramientas del artesano o las lámparas de aceite; así como los artículos públicos necesarios por tal sociedad como cestas para la cosecha, tinajas de almacenaje para el aceite y vino, etc. La vida era simple, pero buena.


[1] The Economy of First-Century Palestine: State of the Scholarly Discussion, Philip A. Harland (Concordia University, Montreal)

[2] The Economy of First-Century Palestine: State of the Scholarly Discussion, Philip A. Harland (Concordia University, Montreal)

[3] The Economy of First-Century Palestine: State of the Scholarly Discussion, Philip A. Harland (Concordia University, Montreal)

[4] Carta de Demetrio (c. 152 AC) listando los siguientes impuestos que estaba dispuesto a suspender (1 Mac 10:29-31; 11:34-36; Josefo, Antigüedades 13.49-51)

[5] Josefo, Las Guerras de los Judíos, traducción. H. Thackeray y R. Marcus, Loeb Classical Library (1988), 2.122.

About these ads